OOPS. Your Flash player is missing or outdated.Click here to update your player so you can see this content.

Cuenta Atrás

Formulario de Acceso

Destacamos

Descarga el Boletín 2017

Pincha en la imagen para descargar el Boletín.

Boletín 2017

 

Santos del día

Asclepiades (ob), Atenodoro (ob mr), Bermo (ob), Cagnoaldo (ob), Justo (niño mr), Lucas (evangelista), Trifonia (emp)
You are here: Inicio arrow Titulares
NTRO. PADRE JESÚS DE LA REDENCIÓN PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Administrator   
viernes, 17 de julio de 2009

     NTRO. PADRE JESÚS DE LA REDENCIÓN

  La imagen de Nuestro Padre Jesús de la Redención es obra del imaginero cordobés Miguel Ángel González Jurado, tratándose del primer Cristo realizado para una hermandad de pasión, y que fue ejecutada en el año 1992, siendo bendecida el 5 de abril del mismo año por don Antonio Evans. La imagen representa el momento de la Pasión en que Jesús es llevado ante la presencia de Caifás, Sumo sacerdote Judío, donde intentan buscar justificación  para la iniquidad que con Él se iba a cometer, pero que asume con dulzura y resignación, conocedor de su labor redentora para los hombres.

     En palabras del propio autor: “Es una imagen que recuerda a la imaginería clásica. Es una pieza honda, con un dolor contenido, con esa belleza que recuerda la imaginería tradicional”.

      Las palabras “REDENTOR-REDENCIÓN”, con las que los Cristianos identificamos la figura y el acto realizado por Jesús, no han sido siempre utilizadas sólo como tal; sino que tienen unos antecedentes históricos que parten del “primitivo” pueblo de Dios, Israel.

  Así pues los israelitas denominaban “REDENCIÓN”, por ejemplo, el acto de vengar la sangre de un pariente y aquel que lo hacía tomaba nombre de “REDENTOR”.

      Pagar  por liberar a uno que era esclavo era también considerado como redimir o rescatar. Redentor, asimismo, era el que compraba las tierras a un pariente difunto para que éstas no se perdieran. También entre los israelitas se podía redimir la vida de un hombre o de un animal, como en el caso de los primogénitos (que a Dios había que entregar), para ello era necesario pagar un precio, que se debía entregar al sacerdote. Pero de todos esos el que “acuñó” verdaderamente la palabra “REDENTOR” y como tal lo seguimos nombrando hoy, fue Jesús.

 

Modificado el ( jueves, 11 de noviembre de 2010 )